ANTECEDENTES DE LAS EMISIONES DE PRO-TUBERCULOSOS

José Manuel Rodríguez, Presidente de SOFIMA y Académico de la Real Hispánica de Filatelia trató el 18 de octubre sobre un tema poco conocido, los ANTECEDENTES DE LAS EMISIONES PRO-TUBERCULOSOS, partiendo de que la sobretasa Pro Tuberculosos es la primera que, con carácter obligatorio y para todo el territorio nacional, se establece en España a beneficio de una institución benéfica con objetivo de ayudar a sufragar los gastos del Patronato Nacional Antituberculoso.

José Manuel, en su amena y documentada exposición comentó que esta sobretasa tuvo sus antecedentes en las viñetas que, con carácter de utilización voluntaria, emitieron diversas organizaciones públicas y privadas en el primes tercio del siglo XX.

Comenzó explicando que las emisiones de sellos de este tipo, de carácter voluntario, se iniciaron en Dinamarca en 1904 y posteriormente en otros muchos países: Suecia (1905), Holanda (1906), Alemania (1907), Estados Unidos (1907), etc., con las denominaciones de Sellos de Navidad, Antituberculosos o Pro Infancia.

En España, la primera vez que se usó el correo para apoyar iniciativas benéficas en el campo sanitario fue con unas viñetas con la efigie de la reina Doña Victoria Eugenia y la leyenda SALUS INFIRMORUM aparecidas en 1906. Sin valor postal ni uso obligatorio, aunque si recomendado, dado el patronazgo real de la iniciativa. Incluso, se mandó un telegrama circular por el Director General de Correos y Telégrafos a las oficinas postales en el que se decía: “Le encarezco que esa Principal y oficinas dependientes de la misma se procure que, al estampar en los sellos de franqueo el de fechas, inutilicen a la vez las etiquetas conmemorativas del matrimonio de SS.MM., editadas por la Asociación para la fundación de Sanatorios y Hospicios marinos en España, recomendando al público coloque dichas etiquetas cerca de los sellos.”

El conferenciante explicó que, al mismo tiempo que sucedía en el extranjero, y de forma local se autorizaron viñetas a organismos provinciales (Álava-1.926 o Gerona en 1929) y en particular la autorizada en Gerona, para la “LLVITA ANTITVBERCVLOSA GIRONA 10Cts.” También mostró la de Valencia por la junta provincial de lucha anti-tuberculosa “Dad diez céntimos para salvar la vida de los tuberculosos” o la de Sevilla “SEVILLA LUCHA CONTRA LA TUBERCULOSIS”, con valores de 5cts, 10cts, 25cts y ½ real.

Señaló que el proyecto con más impacto y extensión se realizó fue el de la Generalitat de Catalunya que instituyó, por Decreto del Conseller de Sanitat y Asistencia Social, el “Segell Pro Infancia” el 18 de de de marzo de 1933, con el objeto de captar recursos para atender a la higiene social de los niños, especialmente en la prevención y lucha contra la tuberculosis.

Con ejemplos de su colección mostró ejemplares de lac cuatro campaña del “Segell” (1933-34, 1934-35, 1935-36 y 1937) con periodos de venta de solo durante seis semanas, -1 de diciembre al 6 de enero- en las tres primeras y de 25 de abril al 30 de mayo en la cuarta, aunque su utilización, dado su carácter voluntario, fue bastante más amplia.

Los sellos vendidos en carnets de 20 sellos de 5 cts que completaban el donativo de 1 Pta en las tres primeras campañas y de 2 Ptas en la última (10cts cada viñeta) y en ocasiones con patrocinio de firmas comerciales se utilizaron en la correspondencia, recibos, facturas y otros documentos y su tirada, por los datos conocidos de recaudación, estuvo entre los 5 millones de la primera campaña y los tres millones doscientos mil de la tercera.

Otro ejemplo fueron las viñetas “PRO SANATORIO ANTITUBERCULOSO PARA FUNCIONARIOS PUBLICOS” emitidas en 1937, y vendidas en los centros de trabajo de la Administración Pública por los Delegados. El conferenciante comentó la distribución y circulación de los pliegos.

Por último, y como enlace con las primeras emisiones de pro-tuberculosos comentó el contenido del el Decreto nº 202 de 28 de enero de 1937 publicado en zona Nacional por el que se establece que “las tasas de los Servicios Postales, en el interior del país, se elevarán en un doble de los normales u ordinarias del día décimo de cada mes…”, y que “… habrán de valerse, en al fecha señalada, precisamente de los sellos especiales que a tal efecto se emitan…” hablando de una emisión que no se llegó a realizar, pero sí supuso un claro ensayo y antecedente de las emisiones Pro-tuberculosos que comenzarían el 22 de diciembre de ese mismo año.